Seleccionar página

Como espectadores nos gustan las imágenes armónicas, equilibradas, que compensen los pesos a lado y lado del encuadre. Las imágenes armónicas nos parecen lógicas y agradables. En cambio, cualquier imagen desequilibrada provoca otras reacciones: agobio, caos, imperfección, etcétera.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This