Seleccionar página

Muchas imágenes pueden llegar a sostenerse y justificarse simplemente en base al color. Aprender a jugar con los colores complementarios, armónicos, fríos, cálidos, etcétera, es esencial para todo aquél que desee tomar buenas fotografías en color. Por ejemplo, tienes ante ti una pared amarillo chillón, sabes que es una imagen que podría tener potencial. Planea qué es lo que quieres de ella. ¿Quieres que pase ante ella un perro? ¿Un anciano? ¿Una mujer? ¿Quieres de destaquen contra el fondo? ¿Que se fundan en él? Puedes esperar a que aparezca alguien con un jersey azul (complementario) que realce ambos colores, o bien esperar que alguien con un tono parecido al de la pared pase por delante, o cualquier escenario que se te ocurra.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This